12.25.2011

De malos regalos

En estas fechas navideñas, a todos nos entra el espíritu navideño, pensamos en lo lindo que es estar con la familia, convivir, comer rico y claro, lo más importante, los regalos... al diablo todo lo demás, en estas fechas solo pensamos en regalos y comida, los que beben, pues en pisto también.

Pero bueno, como este no es un blog feliz, vamos a hablar de los peores regalos que me han dado en toda mi vida (extrañamente ahora cuando digo, en toda mi vida, comienza a sonar a mucho tiempo). La ropa no cuenta, por que nadie se acuerda de esas cosas.

1. Un set de karaoke: Ustedes pueden decir, oye, pero si eso no suena nada mal, pero al paso del tiempo, si lo pones en perspectiva y te pones a pensar que en realidad no ere una persona que le gusta cantar en frente a otra gente, que después de 4 años no lo has usado una sola vez, ni lo tienes en tu recámara y es más, te regañan si intentas venderlo, por que, a final de cuentas, no lo usas, pues comienza a convertirse en un muy mal regalo.

2. Juego de Jenga: ¿No odian cuando sus padres compran regalos para toda la familia y le ponen tu nombre nada más por que no te compraron nada?

3. Rompecabezas: De 12 pesos (regalo único por falta de presupuesto) Imposible de armar, por que las piezas se rompian ¬¬

4. Una caja... vacía... sin cajones ni nada, y aun así, por tener un jarrón con flores pintados la hicieron llamar "joyero", Bah! era una caja sin nada adentro, cero diversión, mucha utilidad.

5. Y la más reciente, una botella de vino, de la más barata creo yo (60 pesos) y yo ni siquiera gusto de tomar, ni cocinar nada con vino. Es más, lo más odioso de todo el regalo fue que yo había regalado algo 100% específico y pensado para esa persona, me quebré tanto la cabeza pensando que podría gustarle y servirle al mismo tiempo, fue un regalo perfecto, para una botella de vino (y aparte, hacía unos días le había regalado a alguien una botella de vino y yo le había dicho que ese era un muy mal regalo)

6. Una almohada con un poema... si hay algo que odio de un regalo aparte de que no se pueda utilizar es, pues que sea naco, y la verdad que me daba vergüenza tenerlo a la vista de todos (por que la persona que me lo regaló se moría por verlo en exhibición), era como tener la bandera de las chivas pegada en la pared de la sala, simplemente de poco buen gusto y hasta humillante. (Y aquí se dan cuenta que lo "romántico" -naco- no es lo mío)

Ya no se me ocurren más regalos pésimos, pero créanme, cuando tu cumpleaños es un 2 de enero, los malos regalos no se dejan esperar. ¿Cuál ha sido su mejor o peor regalo?